miércoles, 11 de febrero de 2015

Insulinoma en hurones


    

Los hurones son propensos a sufrir varios tipos de cáncer. Uno de los más comúnmente diagnosticados es el insulinoma o tumor de células de los islotes pancreáticos. Esta neoplasia recibe tales nombres debido a que afecta a las células del páncreas que secretan insulina, produciendo un aumento del nivel de la misma en sangre y, consecuentemente, una disminución de azúcar en sangre. 



En un animal sano la relación entre las concentraciones de glucosa e insulina en sangre se mantiene constante gracias al control que llevan las células de los islotes pancreáticos. Cuando los niveles de glucosa en sangre exceden los límites normales se produce un aumento de la secreción de insulina, y esta secreción se inhibirá cuando la glucosa este por debajo de los niveles normales. 

2. La insulina liberada por el páncreas permite que la glucosa de la sangre entre en las células que la utilizarán. 

En un animal que sufre de insulinoma, la secreción de insulina no se detendrá aunque los niveles de glucosa sean muy bajos y se producirá una hipoglucemia por afectación del hígado y la musculatura principalmente. Contrariamente a lo que sucede en perros, en hurón se produce poca metástasis a otros órganos, cuando esto sucede los más afectados son los limfonodos regionales, el hígado y el bazo. 


Signos clínicos
Los hurones de mediana edad son los más afectados por este tipo de cáncer, especialmente entre los 4 y 6 años. Los signos que presentan están relacionados con la disminución de azúcar en sangre y, por lo tanto, con la falta de su llegada a los órganos que lo utilizan. Podemos ver: 

  •  Ataxia (descoordinación en el movimiento) 
  •  Debilidad (sobre todo de las extremidades posteriores) 
  •  Pérdida de peso
3. Hurón con debilidad en las extremidades posteriores
  •  Temblor muscular 
  •  Desorientación y mirada perdida
  •  Agitación y nerviosismo
  •  Babeo
  •  Nauseas o vómitos
  •  Convulsiones
  •  Coma

Diagnóstico
Se sospecha de insulinoma cuando un hurón presenta niveles bajos de glucosa en sangre junto con signos neurológicos, y estos signos cesan después de la ingesta de comida o la administración de glucosa intravenosa. Se deberán descartar, pero, otras enfermedades que también pueden producir hipoglucemia. 
Para obtener un diagnostico definitivo se debería realizar una biopsia y un análisis histológico de esta. 

Tratamiento

  • Cirugía: Si se consigue eliminar completamente, la extirpación del tumor suele ser el tratamiento con mejores resultados. Desgraciadamente, no siempre es fácil eliminar el tumor y muchos hurones pueden continuar hipoglucémicos, necesitando tratamiento médico después de la cirugía.
  • Terapia médica: Para controlar los síntomas que produce la hipoglucemia, se utilizan fármacos que aumentan la glucosa en sangre e inhiben la producción de insulina. Se iniciará el tratamiento con dosis bajas y mediante controles periódicos se reajustaran las dosis. 
  • Quimioterapia: Con la terapia médica se disminuyen los síntomas pero no se actúa contra el tumor. Para eliminar el tumor se utilizan fármacos quimioterapéuticos que tienen un efecto tóxico directo sobre las células pancreáticas implicadas en la neoplasia. Estos fármacos son más utilizados en perros y se debe vigilar al utilizarlos en hurones ya que tienen muchos efectos adversos. 
  • Modificación de la dieta: Parte muy importante en el control de insulinomas. Se deberán eliminar de la dieta todos aquellos alimentos que contengan azucares simples, ya que un aumento rápido de glucosa en sangre puede inducir una liberación de insulina que conlleve un episodio hipoglucémico. Un hurón con insulinoma debe seguir una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos, con tomas frecuentes y en pequeñas cantidades. 

Prevención
Para la temprana detección del tumor es importante realizar controles anuales de glucosa en sangre o de forma más continuada en hurones de mayor edad. 

4. Extracción de sangre de la vena cefálica de un hurón. 


En caso de observar signos que podrían indicar hipoglucemia, como excesiva salivación, desorientación o convulsiones, ofrece a tu mascota algo de comida para disminuir estos síntomas. Si el animal no quiere o no puede comer, se le puede aplicar algún tipo de sirope o miel en las encías para restablecer momentáneamente la glucemia. Una vez hecho esto llévalo inmediatamente al veterinario. 


Fotografías extraídas de: 
1. https://www.petfinder.com
2. http://www.pcosworldwide.com
3. Sharman M, Hoppes. The Senior Ferret (Mustela Putorius Furo). Vet Clin Exot Anim 13 (2010) 107–122.
4. Bixler, H. Ferret care and husbandry. Vet Clin Exot Anim 7 (2004) 227–255. 


3 comentarios:

Jorge Novoa dijo...

Excelente info. Saludos silvestres

Anónimo dijo...

Información muy útil y completa. Enhorabuena!

Teresa Torres dijo...

Buenas tardes-noches. Tengo una hurona de camino a 9 años, que estas Navidades empezó a presentar ciertos signos que coinciden con algunos del insulinoma. Pérdida de peso (a pesar de que el apetito que ella tiene es bueno, come bien y está esparasitada),descoordinación y pérdida de fuerza en las extremidades posteriores, a veces mirada perdida...Me ha dicho su veterinario que con la edad que tiene es un poco brusco someterla a una analítica, pero yo sigo empeñada en hacérsela, pues quiero saber qué puede tener y si podría ser esta enfermedad. He de decir que hace unos tres años le puse el implante de suprelorin. Me gustaría alguna recomendación, muchas gracias de antemano. Por cierto su dieta alimentaria es; carne cruda, huevo batido y por supuesto el suplemento del pienso que siempre lo tiene en su jaula, concretamente uno de gatitos. También le estoy dando el legalon hace cuatro años.Muchas gracias de antemano