jueves, 6 de noviembre de 2014

Enfermedad de glándulas adrenales en hurón

Las glándulas adrenales son dos estructuras situadas cranealmente a los riñones. Su función es regular los mecanismos de estrés y del metabolismo, entre otros, mediante la secreción de diferentes hormonas, todo controlado a nivel cerebral por el hipotálamo, el cual estimula la hipófisis para secretar hormonas que actuaran sobre estas glándulas. 
Por otro lado el hipotálamo y la hipófisis también controlan la función de los órganos reproductores. Secretando hormonas como LH y FSH se estimula a ovarios o testículos para que produzcan estrógenos o testosterona respectivamente, las cuales a su vez envían señales negativas al cerebro para detener el estimulo que este está produciendo. (Fotografia 1)


   
       1. Regulación endocrina del aparato reproductor           

           2. Cambios endocrinos en hurón castrado                 























La enfermedad de las glándulas adrenales, también llamada hiperadrenocorticismo, es diferente al conocido cushing en perros y gatos ya que se ven signos clínicos diferentes. Esta afectación es muy común en hurones castrados a temprana edad, lo que impide el envío de esas señales negativas al cerebro y, por lo tanto, las hormonas LH y FSH se eliminan constantemente hiperestimulando a las glándulas adrenales, ya que los órganos reproductores han desaparecido. Este exceso de estimulo sobre las glándulas adrenales acaba por desarrollar neoplasias, observando los primeros signos sobre los 3 o 4 años de edad. (Fotografía 2)


  
               3. Alopecia iniciada en la cola y región ventrocaudal             

Signos clínicos

Cuando se realiza la exploración física se pueden palpar las glándulas adrenales aumentadas de tamaño pero el signo clínico más común, y el motivo principal de consulta, es la aparición de una alopecia simétrica progresiva, tanto en machos como en hembras, que se inicia en el tercio posterior y avanza hacia la cabeza, normalmente acompañada de prurito. 
En hembras también se puede observar dilatación vulvar con posible secreción seromucosa y vaginitis.
En machos puede darse un bloqueo urinario debido al estrechamiento de la uretra por la formación de quistes alrededor de la próstata o la uretra.





Diagnóstico y tratamiento

Se sospechará que un hurón puede sufrir esta patología cuando muestre alguno de estos signos y coincida con una esterilización prematura. Para estar más seguros se pueden realizar pruebas de imagen como radiografías o ecografías además de análisis de sangre aunque no confirmarán el diagnóstico. La forma más inequívoca de obtener un buen diagnóstico es mediante histología de tejido adrenal biopsiado, aunque de forma más segura se pueden medir los niveles de hormonas en sangre como la androstenediona, estradiol o 17-hidroxiprogesterona que se encontraran elevadas en caso de enfermedad. 

Aunque el mejor tratamiento para la enfermedad de las glándulas adrenales es la adrenalectomía, es decir, realizar una cirugía para extirpar las glándulas, normalmente se realiza un tratamiento médico debido a motivos económicos o porque el animal es demasiado mayor para soportar la cirugía. El tratamiento médico no frenará el desarrollo tumoral pero disminuirá la aparición de signos clínicos evitando la acción hormonal en diferentes niveles, normalmente mediante implantes hormonales de varios meses de duración.




Como siempre digo al observar alguno de los signos descritos anteriormente es necesario acudir al veterinario, ya que podrían deberse a cualquier otra enfermedad.

Fotografías extraídas de: 
1. BSAVA Manual of rodents and ferrets; E. Keeble, A. Meredith 
2. BSAVA Manual of rodents and ferrets; E. Keeble, A. Meredith 
3. http://argos.portalveterinaria.com/ 

No hay comentarios: